viernes, 15 de junio de 2007

Impresiones y modelos

No está demás puntualizar y reiterar que un conocimiento pertinente y preciso de la fisiología de los órganos y estructuras anatómicas de referencia relacionando sus reacciones normales y patológicas así como el conocimiento, habilidad y destreza en el manejo de las diversas técnicas e instrumentos son de trascendental importancia en el éxito de los trabajos protésicos.
El conocer primero el terreno biológico y aplicar con eficiencia la masiva tecnología disponible asegura alcanzar una eficacia –hemos dicho- “aceptable” [5] en los elementos protéticos.
Resta nomás considerar que se hace imprescindible el aplicar técnicas que permitan mejorar y estabilizar las condiciones bucales existentes y, aún con el aparato protético, de tal manera que: el complejo vivo, biológico, forme con el complejo inerte, mecánico, artificial (aparato), una unidad funcional estable, que garantice un confort y equilibrio estético-funcional duradero.
Nuestro sujeto de trabajo (paciente) con su boca lista, es decir, con las caries obturadas y en su caso, con los alvéolos de los últimos dientes extraídos cicatrizados ya, con un estado periodontal en óptimas condiciones, adecuadamente instruido en técnicas de profilaxis oral y con una planeación y cronograma definidos; está en condiciones de iniciar la terapia de rehabilitación prostodóntica.
Definición.-
La Real Academia Española define impresión como “marca o señal que algo deja en otra cosa al presionar sobre ella; p. ej., la que deja la huella de los animales, etcétera”.
Impresión en prótesis odontológica, es toda reproducción o calco en negativo de alguna porción de la boca.
Generalidades.-
El objetivo básico de una impresión maxilar o mandibular es registrar toda la superficie posible lo más exacto racionalmente hablando, para soporte de la dentadura artificial (aparato protésico). Este registro debe ser capaz de ser reproducido en positivo (modelo) para poder analizar, planificar y diseñar elementos que provean retención, estabilidad y soporte para la prótesis que se va a construir.
Independientemente de los materiales de impresión que se puedan utilizar, una característica general de todo material de impresión puntualiza la posibilidad de contar con un material que, introducido en estado pastoso, semiblando o de consistencia plástica, se amolde en ese estado contra toda la superficie dentaria y mucosa, permita manipular a voluntad, que en un relativamente corto tiempo pase del estado plástico al rígido o semirígido proveyendo la oportunidad de ser retirado de la boca conservando la forma adquirida y sin deformaciones.
De manera general las impresiones pueden ser obtenidas al utilizar materiales elásticos como los hidrocoloides reversibles o irreversibles, mercaptanos a base de caucho, poliéteres, polisulfuros, polisiloxanos (siliconas por condensación), polivinilsiloxanos (siliconas por adición); materiales termoplásticos como compuestos de modelar y las ceras y resinas naturales para impresión.
Una clasificación pedagógica comprende:
Anatómicas o
estáticas
IMPRESIONES
SIMPLES
COMBINADAS
Funcionales o
dinámicas
Parte mucosa
(con presión)
Parte dentaria
(sin presión)
Con cubeta Industrial o de stock
Con cubeta individual
Con rebase
Contínua
Con cubeta individualizada
Sin rebase
Por presión digital
Por presión de mordida
Aliviada
Con rebase
Sin rebase
Hidrocoloides
Poliéteres
Polisiloxalos
Polivinilsiloxanos
Compuestos de
Modelar
Pasta
Zinquenólica
Materiales
Elásticos y
Compuestos de
Modelar
Contínua
Aliviada
(Método seccionado)
Cabe incluir en la descripción que por motivos académicos y clínicos, se pueden dividir las impresiones de acuerdo al destino que se defina al modelo futuro y a la técnica de obtención en:
Þ Impresiones de estudio,
Þ Impresiones de trabajo,
Þ Impresiones estáticas o anatómicas,
Þ Impresiones dinámicas o funcionales.
La impresión de estudio o preliminar, es una impresión rápida de la boca, que reproduce los dientes y los tejidos vecinos que los rodean. Comúnmente este tipo de impresiones por su técnica de obtención, también se pueden denominar o caracterizar como impresiones estáticas ya que no compromete el registro de la acción muscular de los tejidos blandos incluidos.
A partir de estas impresiones se obtendrán unos modelos que podrán ser utilizados:
Como documento de referencia del estado del paciente antes del tratamiento
Para analizar en el paralelizador
Para analizar en el articulador
Para confeccionar cubetas individuales
Por lo general, esta impresión se la realiza con un solo material, en un solo tiempo y es una impresión anatómica tomada con una cubeta standard o de stock. La impresión de estudio o preliminar debe contener obligatoriamente:
o La anatomía de los dientes permanente con una definición perfecta de sus superficies oclusales
o La morfología de las estructuras ósteo-mucosas de la superficie de apoyo
o La situación de los órganos periféricos, frenillos, inserciones musculares, velo del paladar, suelo de la boca, etc.
La impresión de trabajo, o dinámica, o funcional, o anatomo-funcional, se aplica a toda impresión que permite el registro de: la anatomía de las superficies de apoyo dentario y ósteo-mucoso, la diferencia de depresibilidad y el movimiento de las estructuras periféricas durante la función.
Para este tipo de impresiones se necesita la elaboración de una cubeta individual que permitirá el registro en un solo tiempo de toda la arcada (impresión total), utilizando un material; o el registro en más de un tiempo de toda la arcada (impresión compuesta total) utilizando varios materiales, pudiendo realizarse bajo presión digital o bajo presión oclusal.
Es rescatable la aclaración de que también pueden presentarse casos donde sea necesario realizar impresiones parciales de corrección. Esta técnica permite un registro corrector de carácter anatomo-funcional de la zona de las crestas alveolares y únicamente con el fin de corregir el modelo de trabajo obtenido a partir de una impresión total. Según los casos, se utilizarán técnicas de presión digital o bien de técnicas de presión oclusal.
Esta técnica de impresión de corrección parcial es la técnica de elección para las Clases I, II y IV de Kennedy [6] , que presentan edentaciones de extensión pequeña o moderada.
Se reitera la importancia de evitar tomar impresiones definitivas sin antes haber efectuado la fase anterior de preparación de la boca, en caso de tratarse de casos de prótesis parcial removible.
De manera anticipada, esta fase de preparación de la boca obedece a una secuencia metodológica y académica que se representa esquemáticamente de la siguiente manera:
PREPARACIÓN
DE LA BOCA
PARA PPR
CORRECIÓN
DEL PLANO
OCLUSAL
REMODELADO
DE LOS DIENTES
Remodelado del
Esmalte y de las
coronas
Odontología
Restauradora
(Amalgama,
Cerámica,
Composite)
Preparación de planos guías
Elección de la altura ideal del ecuador dentario
En el esmalte
Mejorar las zona retentivas
Sobre coronas de
metal y porcelana
Preparación de los apoyos oclusales
En dientes
anteriores
Áreas
afectadas
CORRECIÓN
DE UN
ALINEAMIENTO
DEFICIENTE
Planos guías
Superficies retentivas
Descansos oclusales
Nunca debemos olvidar que la impresión (ya sea de un arco parcialmente dentado o de un arco edéntulo), debe registrar con precisión la forma anatómica de los dientes –en su caso- y de los tejidos circundantes. Esto es necesario para que la prótesis pueda diseñarse siguiendo un eje de inserción y remoción definitivo y para que el soporte, la estabilidad y la retención sean precisos y exactos.
UNA BUENA IMPRESIÓN PERMITE OBTENER UN BUEN MODELO
UN BUEN MODELO “ASEGURA” DISEÑOS Y TRABAJOS DE ALTA CALIDAD.
Cubetas.-
Una concepción simplista describirá a una cubeta como un recipiente, un utensilio destinado a guardar o conservar algo; una cavidad en que puede contenerse algo.
Una cubeta para impresiones es un receptáculo hecho de cualquier material, que permite contener un material especial para impresiones.
Una cubeta para impresiones en odontología (cubeta dental) es un instrumento confeccionado de material rígido o semirígido, que permite alojar una sustancia con características físico-químicas particulares (material de impresión), posee una forma adecuada a las arcadas dentarias con el propósito de obtener un registro en negativo de: parte de un diente, un diente, un grupo de dientes o todos los dientes de una arcada (impresión dentaria).
Debe en primer término establecerse una gran clasificación en las cubetas: las cubetas de “stock” y las cubetas individuales. Son cubetas de “stock” las que se compran ya hechas y sirven para numerosos casos; son, en cambio, cubetas individuales, las que se preparan especialmente para cada caso.
Cubetas de stock.- Son por lo general cubetas metálicas aunque también existen de plástico. Es una cubeta rígida que posee la forma de un arco dental y que una vez obtenida la impresión permitirá confeccionar un modelo diagnóstico, un modelo de trabajo para las restauraciones o un modelo maestro. Como característica esencial diremos que la cubeta de stock debe ser lo suficientemente rígida para evitar distorsión durante la impresión y los procedimientos para realizar el modelo y cuando está en boca debe permitir la existencia de un espacio de 4 a 5 mm para el material de impresión, sin que interfiera con los dientes o con los tejidos limítrofes. La mayor parte de las cubetas de stock o las que son descartables para prótesis parcial removible son de tipo rim-lock; no perforadas, con retención periférica o, cubetas comunes perforadas en la mayor parte de su superficie y especiales para los hidrocoloides.
Aquí debe ir scanned la fig. 15-1.A y B
Del Cap. 15 (pp 337) del libro
“McCracken Prótesis Parcial Removible”
Adicionalmente señalaremos que toda cubeta consta de: a) una parte principal que es la cubeta misma, con su gotera o parte que se enfrenta con los rebordes desdentados o dentados; b) sus alas laterales o flancos, y c) su mango o asa. Las cubetas de stock pueden admitir una adaptación al caso particular ya sea por recorte, agregado de partes o contorneado adecuado. Cuando una cubeta de stock ha sido sometida a esa modificación o adaptación la denominamos cubeta individualizada. Aunque se debe procurar “siempre” una impresión total de las arcadas, no es desconocido el hecho de existir en el mercado cubetas parciales que permiten obtener sectores determinados de la boca. Pueden ser para obtener impresiones laterales (con mango o asa giratoria) o frontales. Por último, señalaremos que es fácilmente diferenciar una cubeta para dentado, edéndulo total o mixto. En su caso, el fondo de la cubeta o gotera será plano (para dentados) o curvo (para edéntulo)
Aquí debe ir scanned la figura 137 y 138
Del cap. 13 (pp. 101) del libro
“Manual de Prótesis Parcial Removible”
Cubetas individuales.- Son cubetas diseñadas y elaboradas por el mismo odontólogo o el personal del laboratorio y especialmente para un caso dado. El objetivo que persigue la cubeta individual, es obtener una mejor impresión ya que al adaptarse mejor a la zona de compromiso, conducirá mejor el material de impresión, con lo que la reproducción será más fiel y también permitirá realizar el recorte muscular adecuado con técnicas correctoras de impresión en base a compuestos de modelar de baja fusión..
La cubeta individual se diseña sobre un modelo de estudio previamente obtenido a partir de una impresión preliminar. Como característica particular, la cubeta individual debe:
Ser rígida e indeformable; construida en resina acrílica
Permitir al material de confección, un grosor regular de 3 a 6 mm;
Tener un sistema de prensión, resistente, centrado, que no obstaculice el movimiento de los labios y carrillos y que permita el cierre parcial de la boca;
Tener los bordes redondeados y reforzados, pero permitiendo el libre movimiento de los frenillos y de las inserciones musculares (1 ó 2 mm por encima de la línea de reflexión mucosa)
Aunque se pueden confeccionar cubetas para edéntulos parciales, el uso más frecuente está dirigido a desdentados totales. Será necesario diseñar adecuadamente toda la zona chapeable [7] tanto en el maxilar superior como en el inferior.
Para prótesis removible completa, se han planteado diversos diseños y secuencias; sin embargo, nos parece racional y reproducible el siguiente delineamiento:
Para el maxilar: En relación al tejido movible, se debe seguir la forma del frenillo labial, bucal y del vestíbulo bucal. El delineamiento posterior es colocado en la base de la foveola palatina. El borde posterior de la dentadura superior es determinado por la forma morfológica del maxilar, el sonido del habla y el sentido táctil. En la boca, una bóveda palatina plana, el borde posterior de la dentadura “puede ser” extendido a la foveola palatina, ya que la línea de vibración usualmente está más posterior. Esta extensión del borde generalmente no causa molestia alguna ni problemas de habla. Por otro lado, cuando la bóveda palatina es alta, el borde posterior de la dentadura debe terminar antes de la foveola palatina, de otro modo, la dentadura puede causar nauseas, problemas de habla y una débil retención de la dentadura superior.
Aquí deben ir scanned las figs. 3-1,3-2 y 3-4
Del Cap. III (pp. 43) del libro
“Kawabe´s Dentaduras Totales”
Para la mandíbula: En relación al tejido movible, el delineado de la dentadura debe seguir la forma del frenillo labial, del bucal, del músculo buccinador y de la adherencia del músculo mentoniano. El delineamiento lingual “puede” extenderse más allá del reborde milohioideo. El delineado posterior presenta dos variantes: a) anterior a la almohadilla retromolar, en casos de mínima resorción del hueso alveolar ya que la base de la dentadura va a tener suficiente retención y b) incluyendo a la almohadilla retromolar, cuando la resorción del hueso alveolar es pequeña y hay una superficie vertical en lingual de la almohadilla retromolar, la base de la dentadura debe cubrir dicha almohadilla para permitir perfeccionar el sellado. Esta deseable extensión posterior permite que la dentadura sea más estable a las fuerzas laterales. El delineado del reborde milohioideo dependerá: a) mandíbula con un mínimo de resorción ósea, no será necesario extender el delineado del borde lingual de la dentadura más allá del reborde milohioideo, b) mandíbula con resorción ósea alveolar moderada, “puede” que sea necesario extender más allá del borde milohioideo para favorecer a la estabilidad de la dentadura. El borde milohioideo “debe” ser cubierto completamente por el borde de la dentadura, de otro modo, el borde de la dentadura causará malestar en el tejido y desalojo de la misma; c) mandíbula con resorción alveolar ósea avanzada y reborde milohioideo agudo, si el borde lingual de la dentadura no puede ser extendido más allá del reborde milohioideo, la dentadura tenderá a moverse lateralmente. El borde bucal de prótesis “tiene” que evitar el músculo buccinador lo que hace que la dentadura se vuelva muy angosta provocando un área retentiva pequeña. En estos casos, el borde posterior debe extenderse sobre la almohadilla retromolar para aumentar el área de retención. El delineado del piso de la boca considera la adherencia del músculo milohioideo a la mandíbula. Cuando hay apertura bucal, esta adherencia se inclina hacia abajo desde la parte anterior hacia el área premolar. El borde de la prótesis “puede” ser extendido lingualmente hacia el área de la glándula sublingual para que la dentadura sea más estable. Algunas veces la glándula sublingual y el piso de la boca están localizados en una posición elevada cuando la boca está abierta. En estos casos el borde de la prótesis “no puede” ser extendido lingualmente.
Aquí deben ir scanned las figs. 3-6,3-7, 3-8, 3-9, 3-10, 3-11, 3-16 y 3-17 Del Cap. III (pp. 43) del libro
“Kawabe´s Dentaduras Totales”
Independientemente del delineamiento de la zona chapeable, las prótesis removible completas necesitarán un cierre periférico o sellado periférico marginal. Este sellado, se realiza a manera de una impresión correctora, se necesitará el compromiso activo de los músculos comprometidos en la zona de impresión y se utilizará compuesto de modelar de baja fusión (Lápiz de godiva)
Consideramos que la secuencia de recorte muscular y sellado periférico propuesto por Doxtater para el maxilar superior y el propuesto por Fournet y Tuller para la mandíbula son las más ampliamente utilizadas. El sellado periférico para el maxilar superior culmina con asegurar el sellado posterior o postdamming. El postdamming se realiza al ubicar con precisión la línea vibratoria del paladar blando. El límite neto de esta línea está dada por el surco hamular (lateralmente) y las foveolas palatinas (centralmente). Si no es muy evidente en la clínica observar las foveolas, bastará con que el paciente realice la Maniobra de Valsalva. La línea vibratoria estará casi siempre ligeramente por delante de las foveolas palatinas. El postdamming no deberá exceder de 1.5 mm de anchura y de 1,0 mm de profundidad. Se lo realiza tallando un surco con un instrumento afilado sobre el modelo final de trabajo.
Aquí deben ir scanned las fig. 131, del Cap. VII (pp. 141), fig. 185, del Cap. VIII (pp. 182) del libro
“Prótesis a Placa – Texto Nº 1” y las figs. 20-13,
20-15 y 20-16, del Cap.20 (pp. 428 y 429) del libro
“Prostodoncia total de Boucher”
Materiales de impresión.- Los materiales de impresión empleados en las distintas fases de la construcción de dentaduras removibles (parcial o completa), pueden clasificarse como sustancias rígidas, termoplásticas o elásticas. Los materiales de impresión rígidos son los que se endurecen hasta alcanzar rigidez. Los materiales de impresión termoplásticos son los que se plastifican a temperaturas muy altas y retornan a su forma original cuando se enfrían. Los materiales de impresión elásticos son los que permanecen en un estado elástico o flexible después de que han fraguado y se han retirado de la boca.
Aunque los materiales de impresión rígidos son capaces de registrar con precisión detalles dentarios y de tejidos, no pueden eliminarse de la boca sin fracturarse para volver a armarse. Los materiales termoplásticos no pueden registrar detalles mínimos con precisión porque sufren deformación permanente durante su retiro de los dientes y de los socavados titulares. Los materiales elásticos son los únicos que pueden ser retirados de los dientes y de los socavados que presentan los tejidos sin deformación permanente y por lo tanto son lo que se utilizan con mayor frecuencia para tomar impresiones en prótesis removible.
Sea cual fuera el caso, para la toma de impresiones se hace con muchos tipos de materiales y técnicas. Algunos materiales son más fluidos que otros antes de endurecer o fraguar. Los materiales más blandos desplazan menos los tejidos blandos y requieren menor fuerza en su moldeado que los materiales que fluyen más lentamente. Esta variación en las propiedades de trabajo de los materiales ha hecho que ya sea para la impresión preliminar o para la definitiva se usen exitosamente diferentes tipos de materiales.
El yeso de París, la pasta de óxido de zinc-eugenol, compuestos de modelar, ceras y resinas naturales, hidrocoloide reversible e irreversible, mercaptanos, materiales de impresión a base de caucho, siliconas y poliéter, todos, han estado usándose para este propósito. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas.
El yeso de París por ejemplo, necesita que su tiempo de fraguado deba ser acelerado y con frecuencia modificado, de manera que se aumente el tiempo de moldeado. Absorbe algunas de las secreciones mucosas del paladar mientras fragua, pero requiere el uso de un medio separador antes de que el modelo se forme en él.
Por su parte la pasta de óxido de zinc-eugenol registra con exactitud el detalle de la superficie y no requiere un medio separador. No absorbe las secreciones mucosas que se producen en el paladar y puede causar defectos en la parte palatina de la impresión.
Los hidrocoloides irreversibles registran exactamente los detalles, si son controlados y confinados adecuadamente y no requieren el uso de un medio separador. No absorben las secreciones mucosas del paladar, las cuales pueden producir defectos en la parte palatina de la impresión. Sin embargo, los modelos deben ser colados [8] en ellos inmediatamente o de lo contrario se distorsionará el registro, debido a que los hidrocoloides irreversibles pierden humedad y en consecuencia cambian su forma muy rápidamente. Inclusive, el peso del yeso podría hacer distorsionar por sí solo, la fidelidad del modelo obtenido.
Una buena técnica de impresión implica habilidad en la manipulación del material, características y propiedades físico química de los compuestos que hacen al material, receptividad por parte del paciente, facilidad de abordaje por el operador y control de los tejidos y reacciones normales del sujeto (nauseas, molestias mecánicas y físicas, etc.)
De manera sucinta [9] , las cubetas e impresiones deben reunir entre muchas otras, como mínimo las siguientes características generales:
Þ La cubeta debe ser amplia y las impresiones deben tener un tamaño suficiente de material, de 5 a 7 mm, alrededor del calco de los dientes. No son aceptables aquellas impresiones que tengan las cúspides en contacto con la base de la cubeta o que la cubeta sea más pequeña y no asegure una reproducción completa de las estructuras dentarias y gingivales.
Þ Se deben repetir las impresiones que:
o Presentan porciones de material pegadas a los dientes.
o Si el material aparece despegado de las paredes de la cubeta.
o Si aparecen poros o falta de material en las áreas importantes.
o Si aparecen zonas de distintas tonalidades de color en la impresión. En el caso del alginato es debido a que ha fraguado en momentos diferentes.
o Si aparecen zonas granulosas
Modelos.-
Como generalidad diremos que modelo es un calco o reproducción de los maxilares obtenido de un negativo o impresión. Por sinonimia se entiende también por modelo, el vaciado.
Ha varias clases de modelos que podemos distinguirlos según el uso que se les dé. Por ejemplo, llamamos modelos preliminares, a los modelos que sirven de estudio, a los empleados para confeccionar una cubeta o hacer un proyecto previo. Por eso también se los llama modelos de estudio.
Los modelos definitivos sobre los que se va a construir una prótesis se llaman modelos de trabajo o fundamentales, y de ellos, otros, parciales o totales para ayudar a ese trabajo, pueden considerarse complementarios. De los modelos de trabajo, se pueden obtener copias (duplicados) para control, y éstos son los modelos de control o modelo patrón, que ocasionalmente pueden servir como modelos de archivo o con fines legales.
Se reconocen dos partes en un modelo: a) la parte noble o modelo propiamente dicho, y b) el zócalo o base que sirve para sostenerlo o manejarlo aparte de darle presentación y orientación. Los modelos cumplen condiciones. La primera condición es su fidelidad de reproducción, y la segunda es la buena visualización de las partes. Además, debe ser hecho con un material que tenga dureza suficiente como para permitir nuestro trabajo, aparte de estar provisto de un buen zócalo, que facilite y no entorpezca el trabajo durante su manipulación.
Yesos.- El yeso es un mineral que proviene de distintas partes del mundo. El proceso de elaboración empieza cuando el sulfato de calcio hidratado es calcinado para que pierda humedad y después sea molido, de esta manera se convierte en sulfato de calcio semihidratado, y entre más calor se le aplique, mayor humedad perderá (A esta humedad se le conoce como agua de cristalización).
Los requisitos que debe de cumplir para su utilización en el laboratorio dental son:
Ø Fraguar rápidamente pero dando tiempo a su manipulación.
Ø Reproducir exactamente los detalles de la impresión.
Ø Tener la resistencia adecuada para los trabajos a los cuales están destinados.
Las diferentes denominaciones y aplicaciones para el yeso dental son las siguientes:
YESO BETA:
Es el yeso blanco o mejor conocido como “blanca nieves” es el menos costoso pero es el de más escasa resistencia, se usa para enfrascados, montados y base de modelos. Se lo conoce como “yeso parís” aunque el nombre no debe ser aplicado a este tipo de yeso, ya que el yeso de París es un yeso par impresiones.
YESO ALFA 1:
También llamado yeso piedra, posee una mayor dureza y más exactitud dimensional, esto lo hace más deseable para la confección de ciertas restauraciones. Se utiliza para correr modelos de trabajo, modelos de estudio y de diagnóstico.
YESO ALFA 2:
También llamado VELMIX o DENCITA, se utiliza para trabajos que exijan una máxima precisión y resistencia. El VELMIX se utiliza para los modelos de trabajo para prótesis y la DENCITA para modelos para tratamiento de ortodoncia.
Las diferencias principales entre los diversos tipos de yesos están en el tamaño, forma y porosidad de los cristales de sulfato de calcio semi-hidratado. Estas diferencias influyen en la cantidad de agua necesaria para la mezcla, (se sugiere agua destilada). El yeso blanco necesita de 48 a 55 ml. de agua por cada 100 grs. de polvo; el yeso piedra requiere alrededor de 30 ml. de agua por cada 100grs. de polvo y el yeso VELMIX y DENCITA entre 22 y 24 ml. Por cada 100 grs. de polvo.
La ADA (Asociación Dental Americana) en su especificación N °25 enlista cinco tipos de yesos dentales:
Yeso para impresión (TIPO I)
Este es un compuesto de yeso Paris con algunos compuestos para regular tanto fraguado como expansión. Actualmente ya esta en desuso.
Yeso para modelos (TIPO II)
Este es el yeso más utilizado en el laboratorio pues es el que se utiliza para los enfrascados, montados de modelos y zócalos para los troqueles (Blanca nieves).
Yeso piedra dental (TIPO III)
Este tiene mayor resistencia y se utiliza para la construcción de modelos en la fabricación de dentaduras totales que se adaptaran a tejidos blandos. Es el conocido coecal.
Yeso piedra dental de alta resistencia (TIPO IV)
Los requisitos de este son: la resistencia, el endurecimiento y un mínimo de expansión de fraguado. Para obtener estas propiedades se usa a-hemidrato de “Dentista”. Las partículas de forma cuboidal y la superficie reducida produce estas propiedades sin espesar la mezcla en exceso. Este debe ser resistente a la abrasión. (VELMIX).
Yeso piedra de alta resistencia (TIPO V)
Este es el yeso de más reciente aparición, y tiene una resistencia mayor a la compresión que el tipo IV. La resistencia se mejora al hacer posible una menor proporción A:P (agua/polvo).La importancia de medir y pesar los elementos para las mezclas con yeso es importantísima, pues de nada servirá utilizar un yeso muy resistente, que sin las medidas adecuadas, tendremos variantes en el trabajo a realizar.